Su nombre nace por el amor a la naturaleza y por supuesto, a los cactus, ícono representativo nacional; es un espacio con “espíritu”, así le llama su propietario Jab León, quien nos cuenta que el inmueble ha pertenecido a su familia y donde su abuelo tenía una tienda de abarrotes.

 

 

Este lugar nace hace un 1 año 8 meses ofreciendo a locales y turistas un espacio privado y relajante, donde los aromas son importantes y sus bebidas con nombre de animales, plantas, cactus y flores te ofrecen algo diferente que vale la pena conocer, tal es el caso de “La Cochinilla”, una bebida fría que te refresca con su toque de Jamaica, limón y chía; y qué decir de su especialidad de café frío, “El Azabache”, una bebida donde el café, las hierbas y los cítricos se conjuntan.

 

 

 

Este café se encuentra incrustado en una de las laderas del emblemático y querido cerrito de San Miguel, justo a un lado del Ex-Convento de San Francisco, solo de llegar ahí disfrutarás de una vista privilegiada de nuestro Atlixco. Pero no todo acaba ahí, Cactácea es un café con su parte social, dando libre espacio a artistas para dar a conocer su trabajo, desde música y teatro hasta pinturas y fotografía sin ningún costo, apoyan el comercio justo, trabajan con colectivos como “gente de maíz”, mujeres dedicadas a la realización de cajitas de palma, las cuales están a la venta en este lugar tan especial.

 

 

 

Además, casi siempre en fin de semana, se ofrecen talleres sobre “arteterapia”, “psicoterapia” y círculos de lectura; sus horarios son domingo y lunes de 17:00 a 22:00 horas y de martes a sábado de 12:00 a 22:00 horas, puedes encontrarlos en Facebook e instagram como “cactácea café”.