La llegada de los Españoles al Valle de Atlixco

por | Nov 10, 2017

Hacia 1542 el Valle de Atlixco tuvo un numeroso incremento de pobladores indigenas, esto, debido a que un gran número de indigenas de la Angelópolis huyeron y se establecieron en el Valle de Atlixco, motivo que desembocaría en el inicio de la consolidación de la obra Franciscana en todo el Valle de Puebla. Este “nuevo” poblado indígena sería nombrado por los Franciscanos como “Santa María Acapetlahuacan”, el cual estuvo administrado durante todo lo que restó del Siglo XVI por Huejotzingo y convirtiéndose en cabecera hasta 1632.

Los Españoles comenzaron a ocupar las tierras de éste Valle a mediados del Siglo XVI (alrededor de 1550), pues unos cuantos peninsulares habían recibido tierras en las cuales inmediatamente comenzaron a sembrar sarmientos y árboles frutales de Castilla, a ellos se unieron otros Españoles quienes provenían de la Angelópolis y quienes también habían intentado establecerse en Huejotzingo, sin embargo fueron rechazados y finalmente se establecieron en el mismo Valle, con ésta actividad se incrementó la población blanca diferenciándose notablemente de la población indígena, con quienes compartían las tierras del Valle sin llegar a mezclarse con ellos, pues en ésa época existía una política proteccionista que impedía la relación entre ambos grupos.

Durante la visita del primer Virrey de la Nueva España, los colonos solicitaron al Virrey que se les asignaran solares, lo que equivalía a fundar un poblado, sin embargo Don Antonio de Mendoza se negó pues creía que con ello se relajará el orden existente y su política proteccionista, en su lugar, fundó Valsequillo, un poblado que se conformaría únicamente de Españoles, en donde vivieron por un tiempo hasta la llegada de una epidemia que disminuiría la población en toda la Nueva España, fue ahí cuando varios de ellos decidieron retomar las tierras de Atlixco, formando un nuevo pueblo que colindaba con el poblado que los Franciscanos habían organizado, la vieja Acapetlahuacan.

Esta unión causo abusos, pues los indígenas que se negaban a entregar sus tierras eran obligados a sembrar en ellas a cambio de cosecha, finalmente en acuerdos entre Españoles y Caciques (Indios principales) se les instó a ceder las pocas tierras que les quedaban a cambio de caballos y objetos más o menos valiosos. Unos años mas adelante, entre los años 1568 y 1570 los pobladores Españoles solicitaron al Virrey Enríquez el repartimiento de indios en las tierras, pues necesitaban de sus manos para la explotación agrícola, al mismo tiempo solicitaron la construcción de la iglesia, lo que establecería definitivamente al asentamiento y la conformación del primer germen de la Villa de Atlixco.

Conocer la historia de nuestro municipio es fascinante, y aún nos falta mucho, en nuestro próxima edición te contaremos algunas crónicas, es sorprendente saber cómo veían y qué decían los Españoles al llegar a esta hermosa tierra que sería considerada por los peninsulares como El Val de Cristo, “El Valle de Cristo”.