Atlixco en la época prehispánica.

Sin lugar a dudas Atlixco cuenta con una vasta historia, la cual es una tarea imposible narrar en un solo artículo; de antemano sabemos que mucha de ésa riqueza histórica se escapará de nuestras manos, pero conforme la vayamos descubriendo la procuraremos ir transmitiendo a ustedes, nuestros apreciados lectores. Es relativamente poco lo que se sabe sobre la historia prehispánica de nuestra tierra (si lo comparamos con toda la documentación que se tiene desde la fundación de la Villa de Carrión), sin embargo lo que sí sabemos, es que Atlixco fue siempre un campo de batalla.

En el periodo más antiguo de su historia, encontramos que éste lugar fue habitado por Xicalancas quienes provenían de la región Olmeca, tiempo después fue ocupado por los Teochichimecas los cuales provenían del norte, éstos últimos se establecieron primeramente en Texcoco, donde a pesar del vínculo sanguíneo, tuvieron problemas de convivencia con los Texcocanos y emigraron hacia Hejotzingo, lugar donde se dividieron en dos grupos, uno llegó a la provincia de Huaquechula (Quauhquechollan) y el otro a la de Atlixco, esto lo sabemos porque Fray Juan de Torquemada (1557-1624) en uno de sus escritos indicó: ”Cimatecuhtli fue a poblar la parte de Atlixco”.

Hacia el fin del periodo indígena, la localidad conocida por nosotros como Atlixco se denominaba Acapetlahuacan que significa “lugar donde tienen esteras de caña”. Fray Toribio de Benavente (Motolinía) (1482-1569) en sus crónicas deja escrito que hacia el año 1400 los habitantes de ese poblado fueron sin motivo aparente Contra los pobladores de Calpan, a los que tomaron por sorpresa e hicieron víctimas, como repuesta los Calpeños se aliaron a los Huejotzingas y fueron contra Acapetlahuacan, mataron a muchos de sus habitantes y los que huyeron se refugiaron en lugares aledaños al Río Grande, llamado también Atoyac, se dice que los Acapetlahuacas vivieron añorando sus fértiles tierras hasta que buscaron del perdón de los habitantes de Calpan y Huejotzingo, quienes correspondieron y les permitieron volver a sus tierras y reedificar sus casas, donde vivieron en paz por un tiempo, pero de nueva cuenta los descendientes de los Acapeltahuacas agredieron a los de Calpan, que otra vez se aliaron a los Huejotzingas y volvieron a atacarlos; quienes sobrevivieron a tan terrible masacre fueron desterrados definitivamente, por lo que se retiraron al sur y se establecieron en la zona que hoy conocemos como Huaquechula (originalmente Quauhquechollan), sus tierras fueron repartidas entre los vencedores Calpeños y Huejotzingas; a partir de ése momento Acapetlahuacan fue conocido por los desterrados como Quauhquechollan la Vieja.

Ésta es una breve historia del Atlixco prehispánico que nos hace comprender a grandes rasgos cómo fue encontrada ésta fértil región a la llegada de los Españoles en Septiembre de 1519.