El Chile en Nogada.

por

Si hablamos de la gastronomía tradicional poblana, seguramente no nos alcance un artículo para comentar sobre toda la oferta que tiene para ofrecer este estado, pues gracias a su gran cantidad de conventos e influencias prehispánicas se tienen platillos iconos no sólo en el país, sino del mundo entero. Ejemplo de ello son: el mole poblano, el mole de caderas, los tacos árabes, las cemitas, chalupas, memelas, molotes, la diversidad de dulces como las tortitas de Santa Clara, los camotes y el rompope… En fin, es por todo ello que Puebla es considerado uno de los más importantes destinos gastronómicos del país, pero de lo que queremos hablar en esta ocasión, es del Chile en Nogada, un platillo emblemático de la cultura culinaria en todo México que engalana en esta temporada las cocinas de nuestra región, esta pieza gastronómica ganó fama por ser rico en sabores y por presentar orgulloso los colores de la bandera de México, pero lo que queremos contarte es sobre la mítica historia que hay detrás de este platillo, orgullo de todos los poblanos.

Conoce la Ruta Gastronómica

Descubre la Gastronomía de este Pueblo Mágico de una manera diferente…

 

La tradición oral poblana nos cuenta que en el siglo XVIII los ingredientes locales se mezclaron con otros, permitiendo con ello el desarrollo de la gastronomía barroca misma que distinguió a Puebla durante el Virreinato, estas tradiciones también nos dicen que las monjas poblanas, restringidas a la estricta dieta de los conventos, pasaban horas experimentando con los ingredientes y creando guisos muy sofisticados, generalmente con la finalidad de alagar a funcionarios y obispos. Se dice que el 28 de Agosto de 1821, poco antes de consumar la independencia de México, el libertador Agustín de Iturbide quien se encontraba al mando del ejército trigarante, entró triunfante a la ciudad de Puebla, donde fue recibido con arcos triunfales y alfombras de flores; después de una ceremonia religiosa, Agustín de Iturbide fue invitado al Palacio Episcopal para participar en un gran banquete, para ello se solicitó a distintos conventos poblanos la elaboración de 14 platillos, a las Monjas Agustinas del Convento de Santa Mónica se les pidió preparar un postre, los chiles rellenos bañados en salsa de nuéz, una receta que existía desde 1714 y la cual incluía almendra, piñón, acitrón, durazno criollo, pera de leche, plátano macho y manzana panochera como relleno del chile; las monjas, conocedoras del emblema insurgente (la bandera trigarante), decidieron adornar este platillo con el verde del perejil, el blanco de la nogada y el rojo de las semillas de la granada, tal como hoy lo conocemos hoy en día, es por ello que en la actualidad sabemos que los chiles en nogada no fueron inventados para Agustín de Iturbide, sino decorados para él.

No pierdas la oportunidad de disfrutar de este platillo tan único y emblemático, en Atlixco te recomendamos disfrutarlo en San Miguel, Fondita y chopería y en Las Calandrias; finalmente solo nos queda invitarte a visitar Pueblo Mágicos y obviamente, visitar Atlixco.