El regalo del Diablo

por

Este mes te presentamos una leyenda tomada del libro “Cuentos y Leyendas de Atlixco”, recopilada por Daniela Lunares Guzmán.

Son muchos los relatos que se cuentan de generación en generación sobre Atlixco y sus alrededores, varios de ellos cuentan sucesos escalofriantes pero ninguno me ha impactado tanto como éste que continuación narro.

En una casa ubicada en los llamados “Solares Grandes”, ciertas personas le pidieron al dueño les permitiera excavar en el patio trasero porque alguien les había dicho que allí había dinero y muchas cosas de valor, y que si esto era verdad, le darían parte de lo que encontraran.

El dueño muy emocionado aceptó de inmediato, pero a partir de ese día se volvió muy ambicioso y solo pensaba en lo que haría con ese dinero, cuando comenzaron a excavar, una de las personas lo hacia como si ya hubiera vivido ahí, porque conocía muy bien la casa.

Rascaron un poco y creyeron haber encontrado el tesoro, pero lo único que hallaron fueron restos humanos. Esto no los asusto y siguieron excavando, se turnaban en la acción, ya que era exactamente a las 12 de la noche cuando deberían hacerlo.

A la semana de haber iniciado el trabajo, una de las personas que habían ido a rascar desapareció, los demás pensaron que seguramente ya había encontrado el tesoro y huido con él para no darles nada. Después de buscarlo e indagar con sus familiares, les dijeron que tenía 3 días que no asistía a su casa, fue entonces cuando decidieron seguir buscando. Continuaron cavando por turnos y una noche oscura, uno de ellos creyó por fin haber encontrado el tesoro pero lo único que encontró fue el cadáver de su compañero desaparecido, horrorizado intentó gritar, pero el miedo no le permitió articular ni una sola palabra. Al siguiente día lo encontraron colgado de un gran árbol, pero con unas quemaduras muy extrañas.

Restaurante "El Molino"

Este día del niño, festeja con tu familia a los más pequeños en un lugar con el mejor ambiente familiar, por supuesto hablamos de “El Molino”.

¡HABRÁ SORPRESAS PARA LOS PEQUEÑOS!

El dueño de la casa pidió al único sobreviviente que dejaran de buscar el tesoro, pero éste logro persuadirlo de continuar, diciéndole que ahora sólo tendrían que dividir el tesoro entre ellos dos. Continuaron excavando y por fin encontraron un cofre muy pesado, pero al momento de abrirlo, el único sobreviviente se transformó en un enorme y horrible coyote, que atacándolo fieramente y con voz cavernosa le dijo que tomara el tesoro, pero debía entregar su alma a cambio, aterrado, el señor se negó, pidiéndole que se llevara el cofre y lo dejara en paz.

El horrible animal, amenazadoramente le dijo: -No puedes echarte para atrás tan fácilmente, entre nosotros existe un pacto y debes cumplirlo-. Dicho esto, desapareció el maléfico ente. Desde entonces el dueño no ha podido vivir en paz y mucho menos borrar de su mete ese acontecimiento tan espantoso, el cual sólo con recordarlo se le enchina toda la piel.

Muchas personas han buscado al dueño de ésta casa intentando encontrar el tesoro; y a punto de aceptar, éste se arrepiente al recordar lo acontecido y la amenaza de ése diabólico ser. No pasa un sólo día sin que en ésa casa ocurra algo anormal o espanten a alguien, pareciera que ha quedado marcada para siempre y que el dueño y todos los que ahí vivan, no podrán tener paz ni tranquilidad; hasta que tomen el supuesto tesoro.

Quienes han vivido ahí, aseguran que en las noches sin luna se escucha claramente que están cavando y una voz muy quejumbrosa la cual pide que lo ayuden a salir y que no se arrepentirán, ya que les puede dar increíbles riquezas, y ademas se escucha que entre macabras carcajadas promete entregar el tesoro como regalo… Del diablo.